jueves, 10 de junio de 2010

¿Unión o desunión Europea?

La algarabía que produjo el momento fundacional de la creación de la llamada "Zona Euro", ocho años después ha llegado a una amarga realidad: las asimetrías tanto económicas como culturales de sus países miembros han creado tropiezos que eran difíciles de imaginar para los creadores de la Europa de Maastricht.
En estos momentos, España que ha sido la última prueba de fuego después de Grecia, está tratando durante estas últimas semanas de tratar de convencer a la zona de que es capaz de reducir su voluminoso déficit y la reestructuración de su sistema bancario.
El gobierno de Zapatero está enfrentando la impopulatridad con la Ley de Economía Sostenible (LES) una estrategia económica que todavía no ha dado los resultados esperados, ya ese país tiene un total de 4.612.700, una tasa de desempleo de un 20,05% la más alta de la zona euro.
Esta ley que está estancada en el congreso español no ha logrado cambiar la percepción de los mercados y de los mismos españoles, que han visto ómo se ha aumentado sustancialmente el déficit público y el endeudamiento.
Sin embargo, lo más sustancial de todo es que España es una dura prueba para el futuro de la zona euro: es la cuarta economía de la zona en cuanto al tamaño con un PIB de un billón de euros, el equivalente al 11% del PIB de la región, lo que significa que los demás países de la región tengan obligatoriamente que ayudar a España para evitar el fracaso. También a países como Grecia Irlanda y Portugal que también tienen problemas y que representan todas aproximadamente el 6% del PIB de la zona.
Lo que sí es cierto que la Unión Europea se estuvo construyendo con modelos económicos no armonizados y la diferencia entre sus países de actitudes en cuanto a los mercados, la austeridad fiscal, el gasto público y otros elementos; Por ejemplo, se distancia mucho la actitud alemana hacia la economía con restricciones de su gasto público y la disciplina económica en comparación a Grecia y España, países menos ortodoxos a la hora de invertir en sus gastos.
Esas asimetrías económicas de las que hablaban los más escépticos no fueron tomadas en cuenta por los fundadores de la zona, y ahora cuando la crisis ha tocado fondo se descubren las debilidades.
Ahora, cuando Grecia acude al Fondo Monetario Internacional el mundo vio cierta debilidad en la unión, al acudir a la ayuda de un organismo externo a ella y de alguna manera reveló que Europa no está aún a la medida de resolver sus propios problemas.
Lo cierto es que la tarea de integración es difícil y muy dura, además de recibir las críticas más duras como por ejemplo de el presidente estadounidense Barack Obama sobre la incapacidad de los europeos dejando estos últimos el escenario mundial a los Estados Unidos.
Ahora la Unión Europea habla de sanciones a países que violen el "Plan de Estabilidad", con exigencias básicas como la de mantener un déficit no mayor de un 3% y la deunda sin superar el 60% (lo que consideramos alto todavía). Este plan impone multas muy fuertes, sanciones graduales hasta el tope máximo de la expulsión de un país.
Ell mundo espera las tareas finales de la eterna integración europea y su creación de la zona euro, lo que será muy difícil en una comunidad con desigualdades y asimetrías de las que ya hemos hablado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario