miércoles, 16 de mayo de 2012

Grecia es el reto para la estabilidad europea

   Desde mayo del 2011 en un post de este mismo blog, advertí que a la larga Grecia se convertiría en un país inviable para la Unión Europea.  Esto lo decía cuando en ese tiempo reinaba un optimismo en toda Europa respecto al rescate griego y los tecnócratas creían que con números unido a los ajustes se resolvería el problema.
  Ahora la situación es más crítica. Los ciudadanos griegos sacrificados hasta lo último, están entre dos grandes dilemas:seguir en la zona euro y soportar los horrorosos programas de ajustes o separarse de la Unión Europea, una aventura que podía llevar a ese país a un futuro incierto, posibilidad que  ya está sobre la mesa.
   El problema de Grecia, más que económico es de su dirigencia política que ha caído en el descreimiento y la falta de credibilidad.  Prueba de ello es que en los comicios del 6 de mayo pasado, los ciudadanos griegos hastiados de tantos sacrificios sin recibir alivio a sus problemas, castigaron a los dos partidos que han gobernado el país en las últimas décadas, el Pasok (socialistas) y a los de la Nueva Democracia (conservadores) que firmaron con la llamada troika (Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).
   Los griegos creen que esos dos partidos llevaron al país a la quiebra y el sentimiento nacional ha sufrido por las humillaciones a que fueron sometidos, como la intransigencia de sus acreedores por sus condiciones que han impuesto y el consecuente desprecio que han recibido de los alemanes.  Un sondeo reciente indicó que el 73% de los alemanes quiere a Grecia fuera de la zona euro.
   Hay que recordar también que el ministro de Hacienda alemán Wolfgang Schauble, surgirió que Europa "podría sobreponerse  a un posible abandono de los helenos a la zona euro".  Pienso que es la salida más radical del problema y aunque para los alemanes no lo sea, la salida de Grecia de la zona es un fracaso.
   Sin embargo, la Comisión Europea insiste en que Grecia debe resolver sus dificultades con más sacrificio y disciplina.  Creo que los griegos están al borde de la ruptura, y abandonar la zona euro está más cerca de lo que muchos piensan.
   No puede haber austeridad ni disciplina en un país donde sus dirigentes no son capaces de ponerse de acuerdo, y parafraseando al presidente Papulias sus dirigentes políticos  anteponen "sus intereses partidistas mezquinos" al bien común.  Sin pecar de ser en extremo pesimista, creo que la solución griega todavía no está a la vista.  Hay que esperar las próximas elecciones en el mes de junio y sus resultados para tratar nuevamente con una nueva receta económica de austeridad a Grecia, algo a que sus acreedores están obligados.
   







http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0