martes, 28 de junio de 2011

Un mundo de ideologías rotas

   El mundo actual está atravesando por una situación de "rompimiento ideológico" en la cual todas las ideologías que dominaron el siglo XX y que mantuvieron la cohesión internacional hasta el primer decenio del siglo XXI han caído.
    Las grandes ideologías que motivaron inmolaciones patrióticas y nacionalismos acendrados, han sido dejadas atrás por valores transnacionales, nacionalismos económicos (protección a ultranza de mercados) y el ultraderechismo al que se han aferrado algunos ciudadanos ante el fracaso de sus modelos económicos y políticos tradicionales.
    Ya las ideologías  tradicionales promocionada por los grandes líderes europeos no concitan ni promueven una axiología en el accionar de la política.  La fuente, el origen de la política y el liderazgo actual, se basa en los graves retos de la desglobalización: enfrentar la cada vez más la creciente ola de inmigrantes, satisfacer los déficits económicos de modelos ya agotados y manejar el disgusto que aumenta  de los ciudadanos que aumenta cada vez más.
   Hoy día a causa del rompimiento ideológico existe un gran vacío tanto de liderazgo así como de conceptos políticos.  Ya socialdemocracia, izquierdismo, socialismo no significan mucho  para los jóvenes.  La nueva moral social internacional está derivándose de las redes sociales donde se están creando  conceptos dentro de un nuevo lenguaje político.
   Incluso el escenario mundial actual de momopolio de organismos multilaterales, está muy cuestionado y con la tendencia a cambiar dentro de un futuro cercano.  Este momopolio pudo verse recientemente con la elección de la francesa Christine Lagarde al frente del Fondo Monetario Internacional, venciendo al mexicano Carstens.
   Era previsible que los países hegemónicos no seleccionaran a un candidato de un país emergente como México.  Las recetas económicas del FMI van destinadas en su gran mayoría a las economías energentes (eufemismo de la nueva momenclatura económica mundial).  No obstante, la francesa Lagarde prometió a manera de gesto diplomático "ofrecer puestos de gerencia" a los países emergentes dentro del organismo.
   Sin embargo, el rompimiento de viejos modelos agotados avanza hacia una nueva ideología que no estará basada en el dominio de los sistemas creados por ellas sino en un mayor empoderamiento de los ciudadanos de sus propios procesos.
  







http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

No hay comentarios:

Publicar un comentario