viernes, 28 de enero de 2011

El Islam político entró en crisis

http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

Como estaba previsto hace algunos años, la expresión política y fundamentalista del Islam está entrando en decadencia porque no ha podido entender el signo de los tiempos o lo que es lo mismo, la dinámica de los cambios actuales en un mundo que exige sociedades más abiertas y menos dogmáticas.

No me sorprende lo que pasa ahora en Egipto, lo que pasó en Túnez, y lo que está ocurriendo en Yemen, donde miles de jóvenes y con la ayuda y la organización de redes sociales como Twitter y Facebook exigiendo libertades y reformas llegara como una ola indetenible, lo que hacía falta era el momento y la ocasión para encender la chispa.

Hace tiempo que la mayoría de los regímenes islámicos estaban desgastados, sus sociedades cerradas y algunos de sus espacios políticos dominados por el excesivo personalismo y la corrupción.

Lo más significativo de las revueltas es el hecho de que no tienen cabeza visible, la espontaneidad es que las caracteriza con el apoyo de las redes sociales, lo que indica que ya todas las sociedades cuentan con sus espacios democráticos aun en regímenes totalitarios religiosos y dogmáticos como los del el Islam.

Un ejemplo notable es la aparición del laureado premio Nobel Mohamed el Baradei en Egipto, en el marco de una gran violencia que se ha extendido por todo ese país, y favorecido por un “partido” no común, la red de internautas “Todos Somos”, lo que indica que ya los espacios de reflexión y manejo de las circunstancias políticas no están en familias ni partidos tradicionales y religiosos corruptos.

Baradei tiene todas las de ganar: uno de sus grandes episodios épicos fue el de desafiar a George Bush en pleno apogeo de su presidencia, cuestionando el hecho de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, motivó que usó el gobernante estadounidense para invadir a Irak y derrocar a Sadam Hussein. El tiempo demostró que tales armas nunca existieron y que la guerra que ha costado miles de vidas se hizo bajo un falso pretexto.

En Yemen la situación es también similar a la de Túnez, miles de personas exigiendo justicia y el fin de la corrupción y el depotismo del régimen de Alí Abdalá Saleh. La crisis está planteada, en los países islámicos la gente espera cambios en un país que a pesar de los ingresos petroleros, la mitad de sus habitantes viven por debajo de la línea de la pobreza.

Los movimientos de protestas sociales van a seguir extendiéndose en el mundo islámico, que camina de manera obligada hacia la recomposición de sus sociedades hacia espacios democráticos y más participación de sus ciudadanos en la conducción de sus destinos.

jueves, 13 de enero de 2011

Otros temas para el Foro de Davos:La anomia ideológica y financiera mundial

http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

El sexto informe del Foro  Económico Mundial ( Global Risks Report 2011) sobre la incapacidad del actual sistema mundial para hacer frente a las crisis y la falta de una gobernanza global efectiva para manejarlos no es nada nuevo: hace tiempo que el sistema colapsó y se está a las puertas de una especie de "anomia ideológica y financiera" con nuevos esquemas y paradigmas de desarrollo humano que están emergiendo.
Hay temas que el sexto informe no ha abordado de manera específica para la próxima reunión del 26 de enero en Davos: el paradigma asiático con China a la cabeza que promueve un desarrollo económico cuestionable en el aspecto de los derechos y el desarrollo humano (que está siendo aplaudido en Europa), la intolerancia religiosa con la agudización de la violencia en contra de cristianos en Oriente Medio y la quiebra de ideologías y sistemas económicos unificadores.

Estos factores son tocados de manera general por el citado informe en uno de sus párrafos: “La interconexión y la complejidad de las cuestiones significa que las consecuencias no intencionales abundan, y los mecanismos tradicionales de respuesta a esos riesgos simplemente transfieren el riesgo a otros grupos de interés o a partes de la sociedad”.
Es claro que los mecanismos tradicionales  de respuesta a los riesgos se han resquebrajado, se ha visto la quiebra y la falta de credibilidad del sistema financiero mundial, los organismos multilaterales como la Organización de las Naciones Unidas no han dado respuesta en cuanto a la preservación de la paz y la estabilidad ni siquiera con los principios básicos que le dieron origen al sistema de naciones, y para ponerle la tapa al pomo ni siquiera las religiones tradicionales han respondido a los mandatos divinos de respetar y amar al prójimo, lo básico en todas las principales religiones monoteístas como el cistianismo y el islamismo.
Ante este escenario. lo dicho por el sexto informe del Foro Económico Mundial queda corto, es apenas la punta del iceberg.  El mundo actual está a la expectativa de un nuevo orden diferente al tradicional y eso lo comprende el gigante asiático: China país cuyo viceprimerministro Li Kequiang que si observamos presenta a su país como el salvador de la Unión Europea.
Lo que algunos europeos celebran como el rescate a sus agotadas  economías es preocupante, más si observamos lo que expresó el viceprimerministro y regogido en un diario alemán y publicado en el diario El País de España: "El apoyo de China a las medidas de estabilización financiera de la UE y su ayuda a determinados países para afrontar la crisis de  deuda soberana contribuyen a promover la recuperación económica".
Esas palabras  no son un alago: revelan la incapacidad de la UE para resolver las asimetrías económicas de sus países y que el gigante asiático que es la segunda mayor economía mundial con la mayor reserva de divisas (dos billones de euros) queiere "salver" las economías de España y Grecia a cambio del cese de las críticas de los europeos a la situación de los derechos humanos en su país y la apertura de los productos chinos a sus mercados.
Es por eso que hablamos de nuevos paradigmas de desarrollo humano, ante la anomia ideológica y financiera mundial, esquemas como el chino una vez criticados ahora son aplaudidos por todos.  Ahora esperemos el desarrollo de los temas de la próxima reunión del Foro Económico Mundial.

lunes, 3 de enero de 2011

La geopolítica de la intolerancia


Si pudiéramos usar términos médicos para definir la situación mundial de la tolerancia diríamos que está en coma.  El mundo se mueve entre tres extremos: el fanatismo religioso que no está capacitado para administrar  ni ejercer espacios de poder, la derecha que está avanzando en países tradicionalmente democráticos y las apetencias de hegemonicas de países con regímenes totalitarios.
El fanatismo que es el mismo fundamentalismo religioso deja estelas de muerte en atentados cada día más atroces, el último de ellos fue el atentado a una iglesia copta de Alejandría (en Egipto) El papa Benedicto que causó la muerte a 21 personas y heridas a otras 79.
El Papa Behedicto XVI calificó este acto como "vil como los llevados a cabo en Irak de poner bombas cerca de casas de cristianos para obligarlos a irse", y que "ofendía a Dios y a la humanidad entera”. Sin embargo,  los grupos religiosos islámicos radicales han sido una degradación del verdadero islam que practica la tolerancia y su actitud crítica a las  ambiciones desmedidas de poder.
El extremismo islámico como es natural no está capacitado para ejercer espacios de poder y cuando lo ha hecho lo que hace es sumir a sus pueblos en la miseria y la injusticia social
La derecha extrema que ha avanzado en países con amplia tradición democrática como los Estados Unidos y en algunos países de Europa también gana terreno al ver sus países con una inmigración creciente y la pérdida de espacios hegemónicos en el tablero del ajedrez mundial: la derecha republicana resumida en el Tea party desea revivir los "momentos de gloria" del estado guerrerista estadounidense apoyados por los intereses de la industria bélica y petrolera, aquellos intereses que iniciaron una "guerra" en Irak de la cual  su presidente actual Barack Obama quiere salir y que ahora es un callejón sin salida.
En Europa también los extremistas de derecha buscan principalmente frenar la ola migratoria hacia sus países.  La desesperanza y la crisis económica están creando "nuevos nacionalismos" con cambios más violentos en ocasiones alentados desde sus mismos gobiernos para "ponerse a tono" con la población.
Los regímenes totalitarios son el último extremo.  Países como Corea del Norte con programas nucleares amenazadores con gastos militares exhorbitantes, no obstante su población estar a las puertas de una gran hambruna en este año (24 millones de norcoreanos podrían sufrir hambre extrema) según la FAO y el Programa Mundial de Alimentos parece alguo irracional.
Los aprestos hegemónicos del régimen totalitario de Kim Jong-il  unido a la carencia crónica de alimentos, ha ocasionado que miles de norcoreanos abandonen su país, con cifras récord el pasado año que recien terminó.
Estos tres componentes a que nos hemos referido forman parte de una geopolítica de la intolerancia, convertidos en modelos exportables en estos momentos en que parece que asistimos al fin de ideologías tradicionales que parecen haber fracasado: tanto el capitalismo (por la caída y falta de credibilidad en que cayó el mundo financiero) como el socialismo estatal o la economía centralizada (modelos que fracasaron en resolver los problemas de la sociedad tanto económicos como sociales de espaldas a la dinámica de los nuevos tiempos).
La geopolítica de la intolerancia se nueve con amplios sustratos en todos los continentes amenazando las conquistas sociales y políticas que ya se habían alcanzado desdel el siglo XVIII.