jueves, 16 de septiembre de 2010

Barack Obama vs. el establishment

http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0



Entendí perfectamente al presidente Barack Obama cuando en un reciente mensaje expresó que se sentía “frustrado” por las dificultades encontradas para cumplir con el “cambio que había prometido en su campaña”, según versiones recogidas en el diario español El País en su edición impresa del pasado 11 de septiembre.
Sabía que esa situación vendría: Obama que alcanzó el solio presidencial con una maleta llena de ilusiones para sus seguidores en todo el mundo, con promesas acerca de los cambios requeridos en el accionar de la política internacional estadounidense, sería frenado por una fuerte oposición conservadora tanto en su país como en el mundo.
Dos frentes del establishment tiene Obama en su contra: el frente doméstico cuya cabeza visible es el Partido Republicano y más atrás los intereses ocultos de la industria bélica, farmacéutica y de otras transnacionales y el otro, el liderazgo conservador mundial y el fundamentalismo religioso, una madeja de intereses aparentemente contradictorios y de rara mixtura, pero todos con un objetivo común: mantener el status quo mundial de intolerancia y belicismo.
Obama quiere realizar su sueño y como ejemplo he aquí dos de ellos: el fin de guerras sin sentido (pero con mucho sentido para la industria bélica y otros intereses políticos fundamentalistas en el Medio Oriente) como la de Irak, la cual no conduce a ninguna parte y su propuesta para juzgar en tribunales civiles a los presos de Guantánamo. Este último escollo no le ha permitido cerrar ese centro de torturas como había prometido.
No es una casualidad que el conservadurismo estadounidense gane terreno y ese es el costo que tendrá que pagar el presidente Obama, para hacer los cambios que requiere la política estadounidense. Su alta popularidad al ser elegido, reveló que la sociedad norteamericana requería de cambios, pero sin embargo, las poderosas “manos invisibles” del establishment encumbrado en medios de comunicación, el mundo financiero y las grandes empresas transnacionales, parece un valladar insalvable.
Uno de los ejemplos del avance del ultraconservadurismo dentro del establishment fue la victoria fulminante del Tea Party en las recientes elecciones primarias del Partido Republicano con la victoria de Christine O¨Donnell
Ese establisment es capaz de manipular encuestas, destruir imágenes y con poder de aglutinación para constituirse en un notable frente de oposición. Obama lo ha entendido así, y está dispuesto a luchar contra los obstáculos y por eso expresó su “frustración” por la poca colaboración de la clase política para sus cambios.
Es posible que el presidente sea “castigado” en las elecciones de medio término de noviembre, y que el conservadurismo o ultraconservadurismo logre detener el avance de las ideas de cambio de Obama y que medios se dediquen a destacar su impopularidad; pero detrás de todo está la “última decisión” o el contrapeso de los electores estadounidenses y la creciente popularidad de Obama en Europa donde el 78% de los europeos apoya su política exterior, según la encuesta “Tendencias Trasatlánticas 2010”, veremos que pasará…

jueves, 9 de septiembre de 2010

Kafka, la muralla china y los proyectos de la vida

La acumulación de proyectos existenciales inacabados en la vida, nos hace pensar en el relato del enigmático escritor praguense Franz Kafka titulado “La construcción de la muralla china” en el que hace un paralelismo donde cuenta el lado surrealista de la edificación de una de las obras más gigantescas de la humanidad.
El sistema de construcción parcial tuvo que ser aplicado a la obra de vastas dimensiones, tal como lo expresa el escritor en uno de los párrafos del relato: Se procedía de este modo: se formaban grupos de unos veinte trabajadores, que tenían a su cargo una extensión de unos quinientos metros, mientras otros grupos edificaban un trozo de muralla de longitud igual que se encontraba con el primero. Una vez hecha la juntura, no se seguía trabajando a partir de los mil metros edificados: los dos grupos de obreros eran destinados a otras regiones donde se repetía la operación. Naturalmente, quedaron con ese procedimiento grandes espacios abiertos que tardaron muchísimo en cerrarse: algunos años después de proclamarse oficialmente que la muralla estaba concluida.
Según la leyenda, la terminación de unos quinientos metros de la muralla era un motivo de fiesta para los trabajadores, sin embargo el escritor observaba que era más adecuado construir la muralla seguidamente, pues de no ser así, planteaba un problema de defensa tal como se pregunta Kafka en el relato al escribir “¿qué defensa puede ofrecer una muralla discontinuo? Ninguna, y la muralla misma está en incesante peligro? Pues los pedazos de muralla abandonados en el desierto podían ser derribados fácilmente por nómadas.
En el plano real e histórico la Gran Muralla China, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, tardó siglos en construirse (desde el siglo V antes de Cristo al siglo XVI) para defender a China de las tribus nómadas de Mongolia y Manchuria. Millones de personas murieron durante su construcción.
Sin embargo, Kafka a través del relato nos quiso interpretar su propia parábola: el ser humano de su tiempo y en los actuales planean planes gigantescos en sus vidas, pretensiones de proyectos que no toman en cuenta las imposibilidades, infortunios y lo más importante: no consultan a Dios. El escritor parece así revelarlo en estas palabras, lo que nos hace pensar que este relato, al igual que todos los que escribió son autobiográficos: Digo la suerte pues muchos que ya habían completado sus estudios se pasaron la vida sin poder aplicar sus conocimientos y vagaban sin rumbo, llena la cabeza de vastos planes arquitectónicos, sin oportunidad y sin esperanzas.
Así parece ser la vida: planes arquitectónicos existenciales discontinuos, nos alegramos cuanto terminamos pequeños segmentos. Dice la leyenda que los trabajadores hacían fiesta cuando concluían cada tramo de la muralla, tal como ralata Kafka, sin embargo ¿No hacían abstracción de que la obra no había terminado? ¿de que nos sirve una defensa inconclusa?
Lo mejor sería construir pequieños proyectos que se puedan controlar un poco al menos, sin pensar muy lejos al futuro.




.