viernes, 28 de septiembre de 2012

Fin del Estado del bienestar en Europa



   El primer ministro de Hungría Viktor Orban expresó una frase lapidaria en el Congreso Internacional Demócrata del Centro (IDFC) que sin lugar a dudas definirá el futuro de Europa para los próximos años: el fin del "Estado del Bienestar"  un sistema basado en ayudas sociales a ciudadanos que en estos momentos ya resulta insostenible.
   El modelo de la intervención estatal para el bienestar de la ciudadanía en Europa está fracasado en estos momentos, especialmente por la crisis de la deuda y la especulación financiera, lo que ha ocasionado que varias de sus economías sean frágiles y cuya solución aparente son los severos programas de ajustes que cada vez imponen más sacrificios como son los casos de Grecia y España.  
   Otro factor que dominó la economía del bienestar lo es el principio de la solidaridad.  Europa occidental principalmente, supo llevar a cabo  este principio de una generación a otra, como una especie de cultura de compromiso social.  El Estado repartía las riquezas basado en este compromiso, y durante décadas supo  llevar a cabo un adecuado reparto de la riqueza, con el establecimiento de adecuadas políticas de empleo como un modelo a seguir, que permitió que los ciudadanos incrementaran sus niveles de calidad de vida.
   Básicamente, el modelo de intervención para el bienestar europeo, se basaba entre otras cosas en el sistema de pensiones, de salud,  educación y subsidios para los desempleados por varios meses cuyo sostenimiento era muy riguroso.  Estas coberturas eran el orgullo de estos estados benefactores, convirtiendo al ciudadano europeo en un individuo sin preocupación para la obtención de recursos para sus necesidades básicas.
   Ahora la situación ha cambiado drásticamente.  La crisis que ha afectado a Europa desde el año 2008, ha provocado que el Estado no pueda cumplir con esos modelos de bienestar instaurado ya durante generaciones.  Una realidad diametralmente opuesta han sufrido los estados latinoamericanos que desde generaciones han sabido lo que son los programas de ajustes impuestos por el Fondo Monetario Internacional además de la marginalidad y la pobreza.
   Curiosamente, los ciudadanos europeos están conociendo ahora problemas que ya los latinoamericanos y los de Europa del Este  padecieron.  Las huelgas que se estuvieron produciendo en Grecia, las constantes marchas de indignados en España y otros países, conforman una etapa de crisis en una época donde las proyecciones económicas hasta hace algunos años con la formación de la Eurozona  auguraban una Europa económicamente firme.
   Ahora voces autorizadas como el presidente Vaclav Klaus, está está de acuerdo en la salida de Grecia de la zona euro y fue más lejos: el sistema de la zona euro está castigando a los griegos.  Esa posición ya la habíamos previsto a los lectores de este blog ( con el tema Grecia y la inestabilidad de la Unión  Europea).
   Ahora marcaremos otra tendencia: todos los caminos conducen a una eurozona donde no se podrá imponer a todos los países la unificación, centralización y estandarización como camisa de fuerza, esa es una utopía, un sueño imposible.


















http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0