lunes, 27 de diciembre de 2010

Julián Assange: un prisionero de las potencias


Julian Assange mentor  y fundador de Wikileaks está pagando un costo económico y  personal por las filtraciones de datos ahistóricos pero de gran consumo en la red de los "secretos" de las grandes potencias que también están siendo filtrados por algunos de los principales periódicos que los están publicando.
Acorralado económicamente y tener que verse obligado a escribir sus memorias a destiempo, Assange está siendo víctima y es victimizado por las grandes potencias que no le perdonan su osadía: demostrar que son vulnerables, que la seguridad y el poder inmenso de vigilar de manera orweliana a ciudadanos de todo el mundo y manipular resultados políticos ha sufrido un revés.
Wikileaks ha empoderado a cualquier usuario de internet de datos "secretísimos" e "inaccesibles", creando una especie de "coredor de la libertad", pulverizando la concepción empírea que tenían las personas de que los secretos tras bambalinas nunca se conocerían y que en el caso de los Estados Unidos. tendría que esperarse por décadas para ser "declasificados".
Aunque la libertad sigue siendo aún relativa porque el mismo Assange se ha quejado del trato periodístico de las filtraciones alos medios de comunicación escritos de Europa que a su perecer no ha sido satisfactorio.  Algo que olvidó el australiano es que los medios de comunicación tienen su política editorial y responden a intereses económicos diferentes a los deWikileaks.
Assange ha recibido apoyo de muchas personas en todo el mundo, desde artistas, premios nobel e instituciones; pero ese apoyo no ha sido suficiente para revertir su situación.  Las acusaciones dudosas de mujeres ante la fiscalía sueca (cuyos detalles curiosamente fueron publicados en uno de los periódicos que publican sus filtraciones) han provocado que se agote económicamente por el pago a los abogados que tienen que defnderlo y comience a escribir unas memorias forzadas y comerciales antes de que maduren los hechos.
Quizás las memorias de Assange no den lo mejor de él, de seguro escribirá con saña como es natural y estará presionado por las circunstancias económicas del cerco financiero y cibernético del establishment mundial, dirigido por las potencias y que penetran bancos, transnacionales, corporaciones de tarjetas de créditos y dominios.
Assange el prisionero de las potencias y que inauguró una nueva etapa en la era cibernética, escribirá unas antimemorias, presionado por situaciones  que no pudo prever antes de su osadía. Los detalles circunstanciales puden ser agobiantes en una etapa en la cual se desafía al establishment financiero, económico y político.
Se requere más que el apoyo sentimental y la solidaridad momentánea que le han ofrecido al filtrador Assange para que pueda salir airoso, más que un respaldo tímido de su país, Australia que no ha podido dar un paso adelante.
De todos modos, todavía le queda un as bajo la manga al fundador de Wikileaks, nuevos datos ahistóricos que a manera de amenaza ha dicho que los publicará en caso de que los Estados Unidos presente una acusación formal.  Es su último recurso.  Esperemos.

lunes, 20 de diciembre de 2010

El Premio Nobel: Una silla vacía para China

http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

La opinión mundial favorable a la concesión merecida del Premio Nobel de la Paz a Liu Xiaobo demuestra que el cerco a la familia del premiado, la amplia censura orweliana y el cabildeo para evitarlo por parte del China no han sido efectivas en la actual Era de la Información.
Las autoridades chinas con el Partido Comunista a la cabeza, al parecer no han entendido el signo de los tiempos algo usual en los regímenes totalitarios.  Sin embargo la situación de ese país es sui generis: predica la modernidad,  enarbola los superavits económicos, el amplio crecimiento y la relativa apertura económica a los mercados mundiales, sin embargo sus métodos para la restricción de la libertad de sus ciudadanos y la intolerancia exhibida todavía datan de épocas oscuras de la historia.
La silla de Liu estaba vacía en la ceremonia en Oslo.  Desde 1935 luego de la prohibición de la Alemania nazi  a que el pacifista Carl Von Ossietzky se presentara a recoger el prestigioso premio en reconocimiento a la paz mundial, no ocurría este inadecuado suceso negativo que sólo China ha podido rememorar.
No obstante, no era la silla de la ceremonia del Premio Nobel de la Paz en Oslo que estaba vacía, sino la silla de la tolerancia en China, un país donde disentir en lo más mínimo del gobierno  puede llevar a la cárcel a cualquier ciudadano o que lo encierren en un establecimiento siquiátrico.
Es previsible que las reformas sociales en China van a ser llevadas a cabo por su propio pueblo  que al final resistirá el cerco orweliano de sus autoridades y desde el exterior por presiones de grupos de la sociedad civil internacional organizada.
Ya he escrito que la efectividad de la presión de los cambios en China no provendrá de los organismos multilaterales ni de las demás potencias que tienen un "acuerdo de no agresión moral" lo que significa no tocar el asunto de los derechos humanos, a cambio del mercado chino o de cualquier medida económica contra un país que tome el "gigante asiático".
Entre las protestas de la actitud intolerante de las autoridades chinas, pude observar a las potencias y a un mundo "civilizado" en silencio.  Las protestas provienen del mismo pueblo chino que exige más libertad, (muchos de los cuales han escrito a este blog desde el exterior) y de instituciones prestigosas como  el Premio Nobel, así como una sociedad civil compuesta por grupos y organizaciones que no han tranzado sus ideales a cambio de bonos en el mercado o intercambios comerciales.
La silla para la libertad y la tolerancia espera.  El Nobel es al paciente y sufrido pueblo chino que aun tiene sus gulags en pleno siglo XXI:

martes, 7 de diciembre de 2010

Wikileaks ¿Hazaña o terrorismo de la información? (2)

http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

Los "secretos" que Wikileaks ha estado divulgando por la red constituyen una amalgama de datos ahistóricos muy frecuentes en la era actual de la información: datos coyunturales,  poco precisos derivados de visiones personalistas de diplomáticos.
Sirven como material de información consumista para estar relativamente informado de cómo es la recolección  de datos (muy rudimentaria por cierto) que las embajadas norteamericanas hacen en diversos países, y de ninguna manera deben ser tomados en consideración para determinar el rumbo histórico actual o futuro de la política exterior estadounidense.
Los datos divulgados también son estrambóticos y hasta poco confiables y de seguro el Departamento de Estado pasa por un tamiz los "secretos" enviados por sus diplomáticos  que en muchos casos adquieren características  jocosas como por ejemplo calificar a Zapatero como un "político astuto, como un felino en la jungla" el calificativo de "inmadura" a la ministro de defensa española, o del ministro de fomento español del que dicen los "secretos" que "no es fiable porque no mira a los ojos".
Uno de los mayores riesgos de la actual era de la información, es la capacidad de divulgación global de filtraciones como las de Wikileaks que ha inaugurado. Era de "filtraciones sistemáticas" que de seguro seguirán en el futuro otras organizaciones audaces cuyas "hazañas" serán la de divulgar documentos secretos de Estado o empresas.
El costo de las "hazañas" puede ser alto, como por ejemplo el mismo Julián Assange, mentor de Wikileaks que sufre un cerco cibernético, financiero y judicial sin precedentes.  hasta una "acusación" de violación para estigmatizarlo y desacreditarlo.  Una dura lección que las potencias unidas darán a cualquier filtrador cibernético que revele sus "secretos".
La otra cara de la moneda es que a Assange lo han convertido en un héroe mundial de la cibernética, se ha puesto de moda y probablemente alcance reconocimientos de atrevidos, iconoclastas y hasta de grupos terroristas que con sus atentados con bombs no han logrado el efecto mundial de la "hazaña" de Assange.
El cerco tendido a Assange es poco efectivo ya que su organización ha amenazado con filtrar otros "secretos" más comprometedores o de mayor impacto.
Quizás las agencias estadounidenses y de otras potencias sean más cuidadosas en lo adelante, o en ocasiones debe volverse al método primitivo de escribir los mensajes encriptados y no tenerlos en base de datos porque siempre está la amenaza latente de la filtración.
Por otra parte los cibernautas están degustando informaciones consumistas, un festín de datos coyunturales alimentados por el morbo de vencer la seguridad cibernética de los secretos de las grandes potencias.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Wikileaks ¿Hazaña o terrorismo de la información? (1)

http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

Sin duda alguna a Julian Assange fundador y director de Wikileaks lo han convertido en una celebridad mundial: su "hazaña" consistió en colocar a los gobiernos más poderesos de la tierra en jaque llevándolos a su terreno y revelándoles sus "secretos" del ya conocido accionar del espionaje de las embajadas por encargo del Departamento de Estado y de otras agencias de seguridad en el caso de los Estados Unidos.
Incluso lo han acusado dudosamente en Suecia (como parte de un juego para su descrédito) poniendo en movimiento a organismos como la Interpol para "buscarlo" cuando la opinión pública mundial considera esta acusación como parte de un teatro mal montado para sacarlo de circulación.
Lo que "revela" Wikileaks no es nada nuevo y hasta podemos asegurar que su material de información es de origen dudoso y poco confiable: son chismes y consideraciones de diplomáticos dirigidos a sus superiores que en la mayoría de los casos no son investigadas o visiones prejuiciadas que no fueron tomadas en consideración.
Algunos han considerado el material como "histórico", opinión aventurada que leímos en columnistas en diarios tan importantes como El País. Las informaciones divulgadas por Wikileaks sólo sirven para aumentar el morbo y la especulación además de ser coyunturales y de escaso valor científico para la historia.
Un historiador que tome estos documentos como base para su investigación corre el riesgo de ser desinformado y cuestionado en el futuro. La historia no puede estar basada en mentideros o especulaciones que en el fondo poco dicen de las acciones reales, por eso hay que esperar a menos que se quira escribir un best seller.
Desafortunadamente sólo nos sirven para revelar lo frágil e ineficaces que resultan las agencias estadounidenses y la manipulación poco inteligente de los Estados Unidos con sus "aliados" los cuales no lo son realmente y la desconfianza que le tiene la potencia a estos últimos.
Por otra parte, una especie de "terrorismo informativo" o dar a conocer documentos secretos conseguidos por Wikileaks sin importar los métodos y la forma, tomando la bandera de la "libertad de la información" cuyas fronteras no tienen límite.
La algarabía por la "hazaña" va a durar poco Wikileaks que en lo adelante para asegurar su influencia tiene que revelar datos "secretos" constantemente, porque ya la opinión pública está acostumbrada y deberá refinar sus métodos de obtención de los documentos ya que las agencias secretas estadounidenses de seguro ya conocen sus métodos. Continuaremos el tema...