lunes, 14 de noviembre de 2011

La Unión Europea y el mito de Sísifo

   Había vaticinado en mi post "Grecia y la inestabilidad de la Unión Europea" hace algún tiempo, que las asimetrías sociales, económicas y culturales provocarían que a la postre la UE sólo sería viable para unos cuantos países.
   El  drama del colapso de la economía griega que no estuvo a la altura de las exigencias de la Unión Europea todavía continúa  no obstante el renunciante socialista Yorgos Papandreu determinara hace días revocar su desatinada decisión de convocar un referéndum para someter a la aprobación de sus ciudadanos el segundo plan europeo de rescate de su país.
   Ahora los líderes europeos creen que han encontrado una nueva luz en el obscuro túnel, un pequeño ánimo de esperanza: El nuevo gobierno griego encabezado por Lukas Papademos que tratará de enrumbar su país con un gobierno interino de urgencia, con una pesada meta: intentar salvar  a Grecia de la bancarrota y garantizar su permanencia en la eurozona.  Es una meta muy difícil  y que requerirá más ajustes y sacrificios al pueblo griego.
   El gabinete  de Papademos deberá aprobar el segundo rescate financiero de Grecia, que busca el aporte de 130,000 millones de euros hasta 2014 por lparte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, y una quita del 50% de la deuda del estado griego con la banca. Sin embargo lo más urgente para el gobierno griego es asegurar los 8,000 millones de euros del sexto tramo del primer rescate financiero para pagar sus deudas de diciembre.
   No obstante, la crisis griega ha llevado al borde de la desesperación a líderes europeos que han pensado en un nuevo "rediseño de la zona euro"  un núcleo de economías fuertes con París y Berlín al frente y en el que no estarían los 17 miembros actuales de la zona.  Este rediseño lo han pensado Merkel y Sarkozy para evitar las crisis cotinuuas y los rescates a países que no pueden sobreponerse a sus déficits, una decisión que encontrará seguramente muchos escollos, porque en cierta forma implicaría el fracaso.
   Por ejemplo, ya la Comisión Europea se opone y algunos de los países en el sentido de que se "haría una división  de una zona dentro de otra", además de las implicaciones políticas que esto conlleva.  Sin embargo, en caso de no crearse un núcleo duro de la zona euro, la Unión Europea caería en el efecto similar al mito de sísifo: estaría condenada a solventar cíclicamente los déficits económicos de algunos países.
   Ahora, otro país de la ruta sisifista podrían ser Portugal  que tendrá una merma en su economía el año venidero de un 2.8%  a pesar de que estaba tutelado por la llamada "troika"  (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo) que acordó en mayo el rescate con un préstamo de 78,000 millones de euros.
   El debate sobre la recomposición de la zona euro, será vital en los próximos meses.  Es posible que ante la insistencia de las economías fuertes como Alemania y Francia finalmente tengamos en los próximos años una nueva Europa económica compuesta con no más de diez paíes.
  
  






http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

No hay comentarios:

Publicar un comentario