lunes, 4 de abril de 2011

El atractivo sentimiento antieuropeo

   El rápido ascenso de Marine Le Pen  en Francia con sus pretensiones de retirar a Francia del euro y restaurar los controles fronterizos, acentúa un proceso que podría ser  irreversible: el crecimiento paulatino pero sostenido del sentimiento antieuropeo de sus mismos ciudadanos cansados ya de las promesas y los fracasos de sus líderes políticos.
    Le Pen ha sabido aprovechar el descontento y puede exhibir triunfos de su Frente Nacional Francés, que contrario a su padre ha alejado (o por lo menos lo aparenta muy bien) sus discursos de la concepción xenófoba y ultraderechista y ha los ha aparejado con una especie de "nueva moderación" que seduce a los franceses que ven a este partido como  un "partido patriotico y nacionalista tradicional".
   El actual presidente francés Sarkozy ha contribuido al crecimiento del Fente Nacional Francés.  Una de las grandes ayudas es que Sarkozy con un sentido oportunista fuera de serie ha dado varios traspiés, creyendo atraer el voto de la extrema derecha al crear un raro ministerio de "identidad nacional", el fortalecimiento de leyes antiinmigratorias, y la expulsión de los gitanos, por lo que el presidente francés lució maás extremista que Le Pen.
   Sin embargo los ciudadanos advirtieron un oportunismo, una jugada electoral del presidente francés más que una actitud reflexiva, que pierde terreno ante un Frente Nacional Francés que "ha moderado" su discurso con temas que le gustan a los franceses como por ejemplo los derechos de la mujer y el laicismo.
   Por otra parte, es atractivo para los europeos una respuesta política adecuada aunque sea para alimentar sus esperanzas, ante una zona euro que se resquebraja por los declives económicos de algunos de sus países miembros y el descreimiento de los líderes eurocentristas que veían  la panacea para todos los problemas de la comunidad.
   Marine Le Pen ha sabido muy bien disfrazar su intolerancia con visos de "seintido común" y apelando al sentimiento y está haciendo del Frente Nacional Francés,  un partido que ha superado los tiempos de su padre Jean- Marie Le Pen que expresaba barbaridades como definir la cámara de gas usadas en el Holocausto como "detalle histórico".
    La seducción del sentimiento antieuro y antieuropeo podría ganar terreno en un futuro.  La extrema derecha que sea capaz de capitalizarlo se convertiría en una opción de poder considerable
     Al parecer se están abriendo brechas a favor del ultraderechismo y el antiunionismo europeo encabezados por líderes atípicos forzados a ser "moderados" para capitalizar el sentimiento de sus ciudadanos.





http://www.blogger.com/profile/18157515346381574866manasessepulveda@gmail.com0

No hay comentarios:

Publicar un comentario